"El campo de cebada"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"El campo de cebada"

Mensaje por Gladys el Jue Feb 24, 2011 11:39 am

[b][i]5:14 de la madrugada. Continuo despierto, por lo tanto, me levanto a escribir. Y esta pórción bulle en mi ser:

Tras de éste estaba Eleazar hijo de Dodo, ahohíta, el cual era de los tres valientes.
Este estuvo con David en Pasdamim, estando allí juntos en batalla los filisteos; y
había allí una parcela de tierra llena de cebada, y huyendo el pueblo delante de los
filisteos , se pusieron ellos en medio de la parcela y la defendieron, y vencieron a los
filisteos, porque Jehová los favoreció con una gran victoria.
1Crónicas 11: 12-14

De esto he predicado antes. Sobre esto, Dios me ha hablado. Pero hoy, por razones que Dios y yo sé, lo que escribo, lo escribo pensando en la lucha férrea que mantenemos, y pensando en ti. Pude haber guardado esta carta hasta que te conozca, pero, ¿y si visitas estos lugares? Por las múltiples posibilidades que existen, decido hacer esta nota, pública.



Hay un campo de cebada amenazado por corrientes de mentiras. Se ciernen sobre los tiernos brotes de las almas recién convertidas, con la intención de malnutrirlos, o deformar su desarrollo. ¡Valientes! ¡Llevemos la delantera!

Y a ti, guerrera, en la cual he estado pensando esta madrugada... llegue el toque de trompeta, y disciernas su origen. Me mantendré sobre la parcela, pero mis ojos, sobre el horizonte, por si vinieras.

Herramientas de hierro aniquelado, se afilan con la intención de raer raíz y espiga. Filosofías humanistas que han dado a Dios nombre genérico, y a su hijo, el lugar de otro prócer.
Guerreros; que disciernen la grandeza de Dios, y la legitimidad salvífica y mesiánica de su Hijo;
os conjuro, sopesen los resultados de dejar sola esta parcela, y blandamos juntos espada.

Y a ti, anhelada compañera; por quien he estado pensando más seguido; no habrá lirios en la meseta, pero, sí el gozo está prometido, para el que por los intereses de su Señor vela.

Zorras pequeñas husmean muy cerca; cómo si entendieran del valor de la siembra.
Buscan hacer negocio de la piedad; ofrecen pócimas extraidas según ellos, de lugares bíblicos;
prometen sanidades a cambio de cheques en blanco. Consiervos; aquellos a los cuales el celo de la casa del Señor les consume; los cito a los linderos de la oración en quebranto. Al ayuno que evoca la apertura de ojos a los ciegos.

Y a ti, cuyo nombre aun no sé, pero te he llamado Amada, y en cuyo corazón sé, ha puesto Dios de su Espíritu una llamarada... combatamos juntos, es mi llamada.

Semillas de enredaderas, parecen preferir los cultivados lechos del valle. Se aparecen como plantas ornamentales, pero en realidad, sofocan al final la santidad y la decencia. Levantan sus amplias hojas de sensualismo, con capullos de la moda, haciendo dudar a la cebada de la permanencia que pueda tener aun el recato y la prudencia. Hombres y mujeres que velan; que no imponen cargas a los hombres, pero tampoco los desnudan de aquellos principios de santidad que Dios estableció para el pueblo que le invoca, los invito a socorrer la moral. A ser maestros del bien.
A recordarles a esta generación de cosecha, que la santidad, no es legalismo, y el libertinaje no es amor. Pues ni el legalismo ni el libertinaje, abrieron propiamente los ojos a nadie.

Y a ti, admirada compañera, se te requiere. Esos tiernos brotes tienen preguntas que tú, con la gracia impartida del Espíritu, tu amor y ejemplo, imprimirás en sus almas,.más que responder a su intelecto.

Hay parcelas de cebada que han sido defendidas durante generaciones, por personas que en espíritu fervoroso y fiel, se han situado en el centro, movidos por un sentido real de unidad, y por el poder inigualable del Espíritu Santo. Doy gracias por ellos.



Si, te he echado de menos cuando he sido testigo de un atardecer plateado; cuando me ha puesto a suspirar mi Señor con su destreza, y mirando a mi lado, no estás.
Te he extrañado, cuando luego de una madrugada lluviosa, se han asomado los rayos del sol, y desde algun cafetín, que recién ha abierto su puerta, saboreo algún panecillo, frente a una mesa que me facilitaron, para dos; pero sólo una silla está ocupada.
He querido tanto tenerte conmigo, cuando durante los momentos de oración en la grey, se ha invitado a las parejas a orar juntos.

Pero, has hecho falta, y no sólo a mi, sino a la causa del evangelio, cuando he visto campos de cebada amenazados por los filisteos, y no he tenido espalda sobre la cual apoyarme durante la pelea, ni he podido brindarte la mia, porque aún, no estás.

Si hay algo que Dios emplea para animarme, en esta búsqueda, cuando he estado por desistir, han sido las memorias e imágenes de la cebada tierna, que me tocará defender, contigo.

¿Estás lista? Ven, nos espera el Señor ... en las parcelas.

En Cristo....Erskine.

Gladys

Cantidad de envíos : 291
Fecha de inscripción : 25/09/2008
Edad : 60
Localización : Una Ciudad en el mundo que aún tiene Eperanza. "La esperanza es Jesús"

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.